50 dólares por una cabra, 2.000 por un muerto - RDjobero 100% Gasparense!!

728x90 AdSpace

TITULARES

50 dólares por una cabra, 2.000 por un muerto

El oficial norteamericano John Rodríguez conversa con los ancianos del valle de Korengal. M. Bernabé.
Mohamad, una cabra; Ahmed, dos vacas; Abdul, una cabra; Hasim, un camión", así empieza la reunión el oficial John Rodríguez, enumerando las pérdidas de los últimos días en el valle de Korengal, en la provincia de Kunar, en el este de Afganistán, como consecuencia de la acción de sus soldados. Cada semana este responsable del Ejército de Tierra norteamericano cita a los líderes de la zona en una de las bases militares que Estados Unidos tiene en el valle para repasar los daños causados y ofrecer una compensación económica a los damnificados. Siempre civiles.
Los líderes de la comunidad son una treintena de ancianos escuálidos, con barbas largas y cara de pocos amigos. "Ayer disparasteis contra esa zona de la montaña sin que nadie os atacara antes.¿Se puede saber por qué?", pregunta uno de ellos como respuesta a la lista de damnificados que el oficial estadounidense acaba de recitar. Rodríguez se queda callado, sin saber qué contestar. "Pues ponga en su lista otra cabra y otra vaca muertas, porque eso es lo que consiguieron con ese disparo", añade el anciano.
Las tropas estadounidenses lanzan cada día decenas de obuses de mortero en Korengal, considerado el Valle de la Muerte por el gran número de bajas norteamericanas y por ser uno de los santuarios de la insurgencia a escasos kilómetros de la frontera con Pakistán.
Suelen disparar los morteros contra las laderas de las montañas donde se esconden los talibán y donde teóricamente no hay casas ni civiles, afirman las fuerzas estadounidenses. Eso, sin embargo, no quita que pueda haber ganado pastando por esas áreas, o que los proyectiles puedan caer sobre zonas civiles por error o porque los insurgentes disparan desde ellas. En más de una ocasión ha ocurrido.
Por eso Estados Unidos tiene estipuladas una serie de compensaciones. "Pagamos 50 dólares (38 euros) por cabra muerta, 100 (75 euros) por vaca, hasta 300 (225 euros) por daños en las casas, 1.000 (750 euros) por persona herida, y 2.000 (1.500 euros) por cada fallecida", enumera Rodríguez como quien canta el menú de un restaurante. El oficial estadounidense reconoce, no obstante, que las cantidades no son nada del otro mundo, pero también dice que los vecinos del valle intentan aprovecharse y exprimirles, sacándoles el máximo de dinero.
La compañía que ahora se encuentra destacada en el valle lleva gastados 10.000 dólares en compensaciones desde que llegó a la zona en julio pasado, continua exponiendo el oficial. Según él, la mayoría de las indemnizaciones fueron por animales muertos.
"Les pedimos que nos traigan los trozos de la cabra o la vaca mutiladas como prueba", menciona, aunque admite que eso no es garantía de nada. "Pueden haber matado una vaca para comérsela y después nos traen una pata y nos dicen que nosotros la hemos matado".
Ayer, en la reunión con los ancianos, uno de los viejos se presentó con una pezuña mal oliente de una vaca. El trozo de animal no mostraba ninguna señal de proyectil ni de absolutamente nada. Quién sabe cómo habría muerto. Otro anciano acudió con las manos vacías y se indignó porque se le exigieran pruebas: "Si para vosotros tiene mayor credibilidad unos trozos mutilados de animal que mi palabra, no vendré más a esta reunión", amenazó.
"Intentamos hacer la vista gorda", sostiene Rodríguez "y, ante la duda, no nos andamos con regateos". Por la cuenta que les trae, a las fuerzas norteamericanas no les conviene tener a la población civil en contra. "La gente de este valle es muy pobre y, con las indemnizaciones, al menos les ayudamos de alguna manera", justifica el oficial. "Además", añade, "lo que destinamos a compensaciones es una minucia comparado a lo que nos gastamos cada día en armamento". Sin duda. La maquinaria de guerra en el valle de Korengal es bestial. Aparte de los morteros, a los efectivos estadounidenses no les faltan ametralladoras, fusiles, cuando no helicópteros de ataque Apache.
El siguiente punto de la reunión: asfaltar y ensanchar la única carretera que atraviesa el valle y que ahora es un camino de tierra de difícil tránsito. A las tropas norteamericanas les interesa arreglar la vía para el abastecimiento de sus bases militares en la zona, que ahora sólo pueden hacer en helicóptero. "Vosotros también saldréis ganando porque será más fácil desplazarse", insta Rodríguez a los ancianos para que se impliquen en el proyecto y conseguir así que los talibán no ataquen las obras.
Los viejos, sin embargo, vuelven a salir por peteneras. El portavoz de los ancianos contesta: "El otro día le estuve esperando en la puerta de la base durante más de una hora y no apareció. Estamos enfadados, así que no queremos carretera". Y después la pregunta recurrente, que los viejos han repetido insistentemente a lo largo de todo el encuentro: "¿Tienen ya el dinero para pagarnos por las cabras y las vacas muertas?"
El oficial estadounidense afirma que normalmente tardan unos dos meses en abonar las indemnizaciones, pero que ahora llevan un poco de retraso por problemas burocráticos. Por ejemplo, cita que en otoño bombardearon 10 casas y de momento sólo han compensado a las familias de tres. Y tampoco han pagado aún ningún mes de alquiler por una granja que utilizan como base militar desde hace tres años, reconoce.
La reunión acabó con una petición. Los ancianos dicen que sus mujeres y niños quieren ir esta semana a recoger setas a una ladera del valle. "Por favor, no disparen. Serán civiles y no talibán".
50 dólares por una cabra, 2.000 por un muerto Reviewed by ROBERTO DIAZ BURGOS on 5:32 p.m. Rating: 5 El oficial norteamericano John Rodríguez conversa con los ancianos del valle de Korengal. M. Bernabé . Mohamad, una cabra; Ahmed, dos vaca...

No hay comentarios.:

Bienvenidos (a) RDjobero.com
Si vas a dejar un comentario,procura tener habilitado tu perfil de blogger o deja un enlace a tu blog o email.
Gracias por comentar!
EMAIL:lerfy@rdjobero.com
Favor no realizar comentarios ofensivos.
RDjobero.com no se hace responsable a los comentarios emitidos en esta sección.